Haz que tu gato deje de ser un bravucón con estos consejos

Cuando hay un nuevo gato

Cuando hay un nuevo gato

Cuando presentas a un nuevo gato, hay que hacerlo con cuidado para que no invada el espacio y la seguridad de el gato que ya vive ahí. Estos son los aspectos a los que hay que prestar atención.

  • Arenero. Los gatos se sienten vulnerables cuando están en el arenero, así que necesitan tener privacidad y espacio suficiente. Si no se sienten cómodos, puede que simplemente dejen de usar el arenero y se busquen otro espacio. Así que si no quieres problemas entre tus gatos, es necesario que cada uno tenga a dónde ir a hacer sus necesidades.
    Si tienes un arenero cubierto y tu gato agrede a los otros mientras lo están usando, es buena idea que le quites la tapa por un tiempo. Esto permite que los gatos puedan vigilar su entorno y que tanto la víctima como el bravucón se sientan menos amenazados.. 
  • Comida. La lucha por la comida es uno de los instintos más naturales de los gatos y es normal que sea uno de los temas que causan problema. Para evitar las peleas, asegúrate de que cada uno tiene su tazón de comida y al principio es buena idea ubicarlos uno lejos del otro. Con el tiempo, cuando ya sean amigos, es probable que acaben compartiendo el plato, pero no lo presiones, para no dar lugar a agresiones o abusos.
  • Territorio. Los gatos son animales muy territoriales y les cuesta demasiado trabajo aceptar a un nuevo gato es sus dominios. Para lograr que la convivencia funcione, asegúrate de presentarlos poco a poco. Cuando traigas al nuevo gato, déjalo en su caja transportadora por un rato y permite que tu gato lo huela. Es normal que le sisee y que se sientan incómodos, pero es parte del proceso. Mientras no permitas que se lastimen, todo está bien.
    Si te es posible, empieza ubicando al nuevo gatito en un espacio aparte de la casa. En una habitación, por ejemplo. Luego lo vas dejando salir poco a poco, cuando tu gato haya reconocido u olor. Es normal también que aún en esta etapa se siseen, arqueen la espalda o muestren ciertas conductas agresivas. Mantenlos vigilados y, sobre  todo, tenles paciencia.

por Sindy G. Bustamante