Esta miedosa perrita adoptada solo se tranquiliza junto a su hermana gatuna

Una minina le da a este perrito toda la seguridad que necesita para empezar de nuevo

Amor a primera vista

Hace unos años, Samantha Kreisler visitó un refugio buscando un perrito para adoptar. Eligió a la perrita más delgadita, triste y solita, porque en cuanto la sacó de su caja, hubo una conexión mágica entre ellas.

De inmediato la llevó a un chequeo general, le atendió una enfermedad de la piel y varias complicaciones digestivas. Sin embargo el mayor problema de Lady, como se llamó la perrita, era que se moría de miedo. Todo el tiempo, con todo y con todos.

Especialmente, no podía tolerar quedarse sola en casa y esto era un verdadero problema, ya que Samantha era estudiante y tenía que salir a la Universidad todos los días.

Así que trató de encontrar una solución.

por Sindy G. Bustamante